Ambiente/OPINIÓN/Salud

Maite Araujo Olivares: “Brebajes caseros”: Ni tan inofensivos ni tan efectivos. Tóxicos si son muchos.

Maite Araujo O: “Brebajes caseros”: Ni tan inofensivos ni tan efectivos: Tóxicos si son muchos.

La naturaleza nos proporciona salud y bienestar, pero, debemos saber seleccionar lo que consumimos para alimentarnos.

Volver a los tiempos de antes es lo que están implementando muchas personas por falta de medicinas para aliviar sus malestares.

Según usuarios, por la falta de medicamentos: en los últimos tiempos es difícil adquirir todos los remedios por lo que le ha tocado suplir por “brebajes” caseros: “Como decía mi abuela,”, comentó  María Parra,  ama de casa, quien se encontraba en el mercado municipal de Puerto La Cruz en búsqueda de hierbas.Naturaleza, Salud y Bienestar siembra 01

Y es que hoy en día las recetas de la abuela a base de plantas o hierbas  se han vuelto populares por la ausencia de fármacos,  sin embargo el uso de las mismas para tratar enfermedades crónicas  podría conllevar en algunos casos a consecuencias contraproducentes y perjudiciales para el organismo, según advierten especialistas en el área de medicina.

La vendedora de hierbas, María Velásquez, manifestó que las personas también llevan las plantas exóticas para despojos o rituales de la buena suerte para comenzar el año y alejar las malas energías. O sea, esoterismo…

Venta de plantas
Karten Tennro, propietario del Vivero Agro Jardín La Pandora, explicó que los últimos meses ha aumentado considerablemente la venta de diversas plantas usadas para preparar medicinas naturales. Manifestó que aunque no maneja un porcentaje específico si es elevado el incremento de estas plantas.

Tennro recomienda a las personas que para usar las plantas visiten a especialistas en esta área, ya que ellos son los conocen las combinaciones y las dosis para aliviar ciertas patologías.

Chinchamochina, Esta planta era utilizada por los indios americanos, fue tema de discusión en un congreso nacional de medicina indígena realizado en el estado Monagas.  Recordemos que la curandería indígena usada por brujos y chamanes, no tiene asidero científico ni dichas personas han realizado estudios médicos para tales usos como lo recomiendan en Anzoátegui y Monagas.

Chinchamochina.jpg

Chinchamochina, especie cuyo nombre científico es Lithospermun fruticosum, también es conocida como hierba de las siete sangrías, asperón y asprilla, y tiene las siguientes características: hojas verdes y ásperas, fruto pequeño redondo de color verde y flor en forma de campa de color vino tinto.

Composición química

Se trata de una planta con resinas, gomas, unos glucósidos y taninos, además se dice que la sanguinaria posee cantidades notables de ácidos silícicos y ácidos oxálicos.

  • Lino Rojas, médico hematólogo, explicó que el problema principal del uso de plantas, es la dosificación y la automedicación, recordando que si bien es cierto muchas de las medicinas son a base de plantas, estas por sí sola no van a causar el mismo efecto, ya que están acompañadas de otros componentes científicamente comprobados.

Rojas explicó que en cuanto a su área que es la hematología, las patologías son relacionados con la sangre, por lo que debido la escasez de medicinas para subir los niveles de hemoglobina por ejemplo, las personas están usando plantas que muchas veces son tóxicas.

“La gente está tomando chinchamochina para subir la hemoglobina y eso es un producto tóxico”, dijo el especialista, explicando que los casos por intoxicación han incrementado notablemente debido a la ingesta exagerada de estos productos no supervisados por el Ministerio de Salud o Sanidad. “La chincha mochina al hervirla da un color rojo al agua, pero eso no es sangre, no es hemoglobina”, dijo Rojas,

El médico explicó que aunque se ha comprobado que muchas frutas y verduras poseen vitaminas y poderes curativos, la ingesta excesiva o sin conocer los efectos secundarios son nocivos para la población.

También desestimó el uso de medicamentos naturistas que no tengan el nombre de un laboratorio o los que en su empaque no se explique los componentes y no tengan las debidas permisologías.

Materia animal
Linos Rojas advierte además sobre la ingesta de materia animal para tratar algunas patologías, ya que podría llevar a intoxicaciones o al desarrollo de parásitos en el organismo. “Hay personas que se comen el hígado crudo y con eso hay que tener cuidado porque al ingerir carne cruda hay riesgo de contraer parásitos”. “Lo mismo ocure con la ingesta de gorgojos vivos”.  elnorte.com.ve

OTRA MENTIRA MAS:

La llamada planta de ACETAMINOFEN, nada que ver con el ATAMEL.

La llamada “mata de acetaminofén” existe, pero lo que la precandidata y profesora universitaria del PSUV que la hizo famosa desconoce, es que esta planta, también conocida como “boldo paraguayo”, es altamente tóxica y no es antipirética, como el medicamento aludido por ella.

José Félix Oletta, médico y miembro de la Red Defendamos la Epidemiología, señala que el boldo, cuyo nombre científico es Plectranthus ornatus Codd, tiene un componente muy tóxico llamado ascaridol.

“El ascaridol es el principal componente del aceite de quenopodio, prohibido desde hace años por los riesgos de grave toxicidad. La sobredosis de boldo puede llevar a la sobreexitación, calambres, reflejos exagerados y convulsiones, de acuerdo con la Guía Práctica de Medicina Natural de la American Pharmaceutical Association”.

El ascaridol ha sido usado como desparasitante. Produce un efecto paralizante y narcótico sobre los parásitos intestinales, haciendo que se desprendan del tejido intestinal al cual están adheridos.

Extraído directamente de la planta y posteriormente purificado, posee una alta toxicidad, por lo que su uso como desparasitante fue prohibido hace años en varios países.

En Paraguay y Brasil, el uso de las hojas para elaborar este té está muy difundido, las personas obtienen una infusión luego de que hierven un gramo de estas hojas secas en una taza de agua durante 15 minutos, bebida a la que luego se le debe dejar reposar y colar para su consumo.

El mal uso de esta hierba o su excesivo consumo pueden ocasionar la muerte. Oletta indica que lo recomendable es que las mujeres embarazadas, personas que sufren nefropatías, niños y enfermos hepáticos no consuman la bebida proveniente de esta mata, pero de hacerlo es preferible que no sea por períodos largos ya que tiene consecuencias nocivas para la salud.

El galeno aclara que esta mata no tiene ninguna relación con el antipirético ATAMEL, el cual es una molécula sintetizada quimicamente desde 1873, no es natural y se usa como antigripal desde el año 1950.

Por lo tanto, el medicamento no se puede sembrar y la mata de boldo no tiene las propiedades curativas que sí tiene el fármaco, por lo que hacerse un “guarapo” con sus hojas no aliviaría la gripe y muchos menos sus síntomas.

* Las plantas medicinales no son tan inofensivas como parecen,

según la Dra. Nubilde Martínez, Farmaceuta,  especialista en toxicología clínica. Doctorado en Ciencias de la Educación.

La situación económica actual, el deterioro del poder adquisitivo de las clases más desposeídas, la crisis de los servicios de atención a la salud y una medicina cada día más costosa, han hecho que se incremente el uso de las plantas como una alternativa válida para enfrentar el proceso salud-enfermedad, práctica que se ve reforzada por el hecho de ser medicamentos de eficacia comprobada, si se tiene una buena asesoría médica que indique dosis y tratamiento recomendado.

En relación con el uso de las plantas existe un gran desconocimiento sobre como emplearlas, sus principios tóxicos y su dosificación para lograr efectos terapéuticos.

 Su uso además, deja al descubierto un proceso mágico, folklórico y científico, que solamente alguien conocedor de esta tríada, puede relacionar para poder llegar a un buen diagnóstico en caso de ingestión accidental, o de suministro inadecuado de brebajes elaborados con plantas para alguna afección en el niño y/o en el adulto.

Para poder entender los beneficios y riesgos del uso de las plantas como medicamentos, es necesario aprender a reconocerlas, aislar sus principios tóxicos, comprender sus mecanismos de acción e intentar contrarrestrarlos, lo cual es una tarea delicada que apenas está comenzando.

La variedad de estos agentes, su ubicación en la planta (hoja, semilla, tallo, etc.), su biodisponibilidad estacional y las características intrínsecas del huésped humano, dificultan a la persona desinformada correlacionar la variada sintomatología con el contacto o la ingestión de plantas.

Por tales razones pretendo, apoyada en la experiencia adquirida en el Centro de Información y Asesoramiento Toxicológico que funciona en el Hospital “José María Benitez” de la Victoria – Estado Aragua, comunicarles los principios esenciales para el reconocimiento y manejo de dichas intoxicaciones.

Algunos ejemplos:

Tártago o Higuereta: Ricinus communis (Euphorbiáceas), esta planta contiene la ricina, que es un principio activo, y la ricinina, que es un compuesto nitrogenado con características de alcaloide, la cual le confiere niveles de toxicidad; el mayor porcentaje se encuentra presente en las semillas; tres semillas son suficientes para producir la muerte de un niño de cuatro años. El cuadro clínico que suele aparecer después de la ingestión de esta planta es: cólico intenso, epigastralgia, vómito, diarrea que puede ser sanguinolenta; taquicardia, hipertensión y colapso respiratorio.

El tratamiento que se aplica es lavado gástrico con agua bicarbonatada o carbón activado (30 g disuelto en 1 litro de agua). Si los síntomas no ceden, administrar cada dos horas, pequeñas cantidades de carbón activado (una cucharada de carbón activado en 60 ml de agua).

Permitir que el paciente vomite o provocarlo. Administrar antiespasmódico sin suprimir la diarrea. Fluidoterapia. Alcalinizar la orina administrando bicarbonato de sodio, el resto del tratamiento es sintomático. En casos graves practicar la exanguinotransfusión o diálisis. Vigilancia del funcionamiento hepático y funcionamiento renal. La muerte puede ocurrir hasta doce días después de iniciado el cuadro de uremia.

Yuca Amarga: Manihot esculenta (Euphorbiáceas), el principio activo está representado por glucócidos cianogénicos, los cuales por descomposición hidrolítica actúan sobre las enzimas o ácidos y generan compuestos tóxicos. Estos son separados por una enzima del vegetal dando lugar al ácido cianhídrico, el cual es poderosamente tóxico y se convierte en acetona y cianuro, un tóxico letal, que ataca las células nerviosas, así como la parte pulmonar y renal.

Si la concha de la yuca se desprende y se ablanda rápido al colocarla bajo fuego, es yuca dulce. La amarga tiene la cáscara más pegada, es dura al cocinarla y se vuelve amarga y de color amarillo.

El principio tóxico está presente en todas las partes de la planta con más concentración en las hojas y raíces, estas son las que nos comemos…

Los síntomas que aparecen son iguales a los de una intoxicación cianhídrica, y los más predominantes son: náusea, vómito, cólicos abdominales, diarrea, estupor, convulsiones tónicas, opistótono, contractura de los maseteros, midriasis, coma, disnea, abundantes secreciones, asfixia, bradipnea, apnea, cianosis y muerte.

De acuerdo con la intensidad del cuadro y el tiempo de aplicación del tratamiento, hay posibilidad de recuperación si se logra superar la gravedad de la intoxicación en las primeras doce horas. El tratamiento a aplicar es la inhalación de nitrito de amilo. Una ampolla es igual a 0,2 ml, la cual debe aplicarse cada cinco minutos. Administrar respiración artificial con oxígeno al 100%. Practicar el lavado gástrico seguido de un laxante después de aplicado el antídoto.

Antídoto: nitrito de sodio, 10 ml de solución de nitrito de sodio al 2% endovenoso, a una velocidad de 2,5 – 5 ml por minuto; debe suspenderse la administración cuando la presión sanguínea sistólica llegue a 80 mm de mercurio. Tiosulfato de sodio, preferiblemente o hiposulfito de sodio, 5 – 20 ml de solución de tiosulfato de sodio al 25 % por vía intravenosa a una velocidad de 2,5 – 5 ml por minuto.

Se debe estar preparado para repetir el nitrito de sodio o tiosulfato de sodio, si aparecen nuevamente los síntomas.

Según la Dra. Nubilde Martínez, Farmaceuta,  especialista en toxicología clínica. Doctorado en Ciencias de la Educación.

 No hay posibilidad de distinguir la variedad tóxica de la no tóxica.

Por ello la yuca no debe consumirse cruda sino muy bien cocida, ya que su principio tóxico es termolábil y volátil.

Se debe de hervir bien la yuca, botar esa agua y VOLVER A HERVIRLA. Si su sabor sigue siendo ácido, preferible es no comerla.

Gengibre: Zingiber officinalis (Zingiberáceas), la parte utilizada de esta planta son los rizomas, sus principios activos son proteínas, carbohidratos, fósforo, calcio, hierro y agua. La esencia extraída del rizoma contiene los terpenos: cineol, felandreno, citral, borneol, los fenoles: gingerol, la gingerdiona y la dihidrogingerdiona que han sido reportados como potentes agentes inhibidores de la biosíntesis de las prostaglandinas in vitro, con una eficacia superior a la ofrecida por la indometacina según referencia de Kiuchi y col (1982).

Esta planta tiene propiedades antitusivas que se deben a la presencia del 6-shogaol; tiene también actividad antiinflamatoria comparable a la del ácido acetilsalicílico, al inhibir la síntesis de prostaglandinas por interacción con la prostaglandina-sintetaza según Robineau (1996) y Mascolo, N y col (1989); se ha demostrado experimentalmente que el gengibre tiene una actividad antipirética comparable a la del ácido acetilsalicílico (ASPIRINA) administrado a la misma dosis, y también se le ha comprobado actividad analgésica.

El sabor acre y ardiente del gengibre se lo atribuyen a la presencia de fenoles; tiene efectos antiespasmódico, febrífugo, antineurálgico, diaforético y carminativo.

Se recomienda su uso en caso de afonía, espasmos, fiebre, flatulencia, gripes, herpes, impotencia e inapetencia.

Está contraindicado para las mujeres en el primer trimestre del embarazo porque es sumamente caliente y se cree que tiene propiedades abortivas.

Según Alonso (1998), la dosis letal para el 6-gingerol y el 6-shogaol fue calculada en 250 mg/kg y 680 mg/kg respectivamente, considerando que estas cifras son altamente superiores a la dosis de estos compuestos en los preparados tradicionales de gengibre.

Para la preparación se utilizan los rizomas, se cortan en trozos y se cocinan en agua, la cual sirve para la afonía. Según indicaciones de Delens, M y col (1992), cuando se usa para gripe, resfriados y tos, se cocina durante diez minutos medio rizoma de la planta (mas o menos 5-10g) machacado en 300 ml de agua, para reducir a una taza, se le agrega jugo de limón y se endulza con miel de abeja. Se toma una taza caliente antes de acostarse y otra por la mañana.

Trabajo original en el Boletín de Nutrición Infantil CANIA. Año 4, Nro. 8. noviembre de 2003.

El desdoblamiento y la automedicación pueden ser contraproducentes para el organismo. Por lo que recomiendan visitar a un médico antes de automedicarse, más que todo cuando se trata de enfermedades crónicas.

NEW PENDÓN NATURALEZA VERDE

Agradeciendo a la sabia naturaleza el oxígeno que nos dan las plantas, el alimento que nos dan los frutos, los beneficios para todos los seres vivientes, especialmente el hábitat que le proporciona a los animales, su belleza, la variedad de paisajes con la cual nos deleita, nos sumamos a la expresión más sublime del ser humano dada por nuestro Creador: La suprema inteligencia que nos distingue para discernir entre lo bueno y lo perjudicial y que nos exige basar nuestros conocimientos en la investigación científica que pueda aportarnos mayor salud y bienestar en aras del mejoramiento de la calidad de vida que debemos buscar tener.

Con la satisfacción de haber aportado un granito de arena para una mejor salud y bienestar en contacto con la naturaleza, me despido hasta una nueva edición.

Maite Araujo O. @maitearaoliv @maitetiens

 Fuente: elclarinweb.com

Un pensamiento en “Maite Araujo Olivares: “Brebajes caseros”: Ni tan inofensivos ni tan efectivos. Tóxicos si son muchos.

Los comentarios están cerrados.