Los problemas de comunicación no están en la raíz de los berrinches de los niños con autismo

Un estudio muestra que los berrinches se producen con la misma frecuencia entre los niños que no tienen problemas con el habla y de lenguaje

Los niños con trastornos del espectro autista probablemente no tengan pataletas por la falta de habilidad de comunicación, sugiere una nueva investigación.

Los problemas del habla y del lenguaje son comunes en el autismo. Muchos niños con autismo no son capaces de hablar con claridad. Algunos no hablan en absoluto. Pero en este estudio, los investigadores encontraron que los niños con autismo que tienen un habla clara y una capacidad alta de comunicación tienen los mismos berrinches que los que no

“Hay una creencia errónea habitual y generalizada de que los niños con autismo tienen más pataletas porque tienen dificultades para comunicar sus deseos y necesidades a sus cuidadores y otros adultos”, dijo la investigadora principal, la Dra. Cheryl Tierney.

“La creencia es que la incapacidad de expresarse con el habla y el lenguaje es el motivo principal de estas conductas, y que si podemos mejorar su habla y su lenguaje, dichas conductas mejorarán por sí mismas”, explicó.

“Pero encontramos que solo un porcentaje muy pequeño de pataletas son provocadas por la incapacidad de comunicarse bien con las otras personas o por la incapacidad de ser comprendidos por otros”, dijo Tierney en un comunicado de prensa del Hospital Pediátrico de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Tierney es la jefa de sección de pediatría del comportamiento y del desarrollo del hospital.

El estudio incluyó a 240 niños con un trastorno del espectro autista, entre 15 meses y 6 años de edad. Los investigadores analizaron la conexión entre el lenguaje y la frecuencia de los berrinches en estos niños. Los autores del estudio también evaluaron el coeficiente intelectual (CI) de los niños y su capacidad para comprender las palabras y para hablar con claridad.

“El CI es extremadamente importante porque un niño que tiene la capacidad mental de comprender y usar el lenguaje podría mostrar unas conductas distintas a las de un niño que no tiene la capacidad mental y la comprensión para usar el lenguaje”, señaló Tierney.

Los investigadores afirmaron que habían encontrado que los déficits de CI y del habla explicaron menos del 3 por ciento de los berrinches de los niños. Los niños que hablaban con el nivel de un niño de dos años con un desarrollo normal tenían más berrinches que los que tenían unas peores habilidades del habla, mostraron los hallazgos.

“Tuvimos niños en nuestra muestra con una habla clara y la suficiente inteligencia para poder comunicarse, y sus berrinches eran igual de frecuentes en ese grupo”, dijo Tierney.

“Deberíamos dejar de decir a los padres de niños autistas que la conducta de su hijo mejorará cuando empiecen a hablar o cuando su lenguaje mejore, porque ahora tenemos los suficientes estudios para mostrar que es improbable que ocurra eso sin que haya una ayuda adicional”, concluyó Tierney.

Los hallazgos del estudio descartan los problemas con el habla y el CI como la causa principal de los berrinches en los niños con autismo, pero se necesitan más investigaciones para saber con exactitud qué provoca estas pataletas. Los investigadores especularon que los problemas con la regulación del estado de ánimo y una baja tolerancia a la frustración probablemente tengan un papel y se deberían investigar.

Los investigadores también afirmaron que el análisis conductual aplicado (un tipo de terapia) y que tener el respaldo de un analista conductual bien entrenado y certificado puede marcar una diferencia positiva para los niños con autismo.

“Esta forma de terapia puede ayudar a los niños con autismo a volverse más flexibles, y puede mostrarles cómo satisfacer sus necesidades cuando usan comportamientos que son más aceptables socialmente que un berrinche”, dijo Tierney.

El estudio aparece en una edición reciente en línea de la revista Journal of Development and Physical Disabilities.

FUENTE: Penn State College of Medicine, news release/HealthDay, traducido por HolaDoctor/Imágenes de archivo.

Anuncios