La oposición señaló que el llamado plebiscito será un acto de desobediencia ciudadana hacia la propuesta del Gobierno.

 

Con amenazas y un ensayo de votación, el chavismo boicotea la consulta popular.

En el punto de concentración ubicado en la Iglesia El Carmen de Catia, los colectivos motorizados armados paramilitares oficialistas agredieron a los votantes opositores y los abalearon ocasionando 2 muertes, entre ellas la de una septuagenaria e hirieron a cuatro personas más.

El chavismo colocó toda su maquinaria para un simulacro de Constituyente
El chavismo movilizó toda su máquina electoral en el simulacro. EFE

 

“En efecto, la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ha convocado a una consulta interna, eso es un asunto interno de ese partido, ni siquiera puede considerarse una encuesta o una consulta, van a quemar todo. Realmente es hasta increíble que después de que haya personas que van a un sitio o una plaza llenando un papel, ese papel, que es la expresión de esa voluntad, vaya a ser incinerado, pero bueno, allá ellos”, expresó el alcalde Jorge Rodríguez con ironía.

El chavismo colocó toda su maquinaria para un simulacro de Constituyente
Chavistas esperan en la calle para votar en el simulacro de Consituyente. EFE

 

Los viejos feudos chavistas también votan contra Nicolás Maduro

La “consulta” será apoyada por más de 2.000 “puntos soberanos” que contarán con más de 14.000 mesas de votación y la observación de los ex presidentes latinoamericanos Vicente Fox (México), Jorge Quiroga (Bolivia), Andrés Pastrana (Colombia) y los costarricenses Laura Chinchilla y Miguel Ángel Rodríguez.

La raíz de la consulta reside en la negativa del CNE, al que la oposición acusa de ser un apéndice del Gobierno, a celebrar un referéndum revocatorio contra Maduro el año pasado y por negarse a realizar una consulta a la población para saber si la población aprueba la convocatoria de una Constituyente por parte del mandatario.

En la consulta se preguntará al votante si “rechaza y desconoce” la Constituyente de Maduro, si “demanda a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana obedecer y defender la Constitución” y si “aprueba” la renovación de los poderes públicos y la formación de un Gobierno de unidad nacional.

Tras la consulta, los organizadores quemarán los cuadernos como una manera de proteger la identidad de los participantes ante las posibles represalias que podrían sufrir por parte del Gobierno.

Agencia dpa.

Anuncios