La Tic ayudara al desarrollo tecnológico de las personas como del país

Es así que podremos decir que una ciudad necesita del apoyo de una comunidad para evolucionar donde el desarrollo de la tecnología permitirá adaptarse para los retos futuros pensando siempre en el bienestar de las personas.

Los próximos días 30 y 31 de mayo se celebra la cuarta edición del Congreso Ciudades Inteligentes que Telefónica, como actor relevante en este ámbito, patrocina. Entrevistamos a Inés Leal, su directora.

El uso de blockchain para la gestión de los servicios públicos o las bondades de la compra pública innovadora en las smart cities son algunos de los temas que se abordarán durante los próximos días 30 y 31 de mayo en la cuarta edición del Congreso Ciudades Inteligentes, que Telefónica patrocina (según un estudio de la UOC es la compañía más relevante dentro de la RECI). España es líder mundial en smart cities, con iniciativas pioneras como el Plan de Ciudades y Territorios Inteligentes, los numerosos ejemplos de ciudades españolas que ya tienen implementada la inteligencia para la gestión de los diferentes servicios públicos y otras con proyectos realmente novedosos, la implicación de los municipios, el desarrollo que están teniendo los destinos turísticos inteligentes o las islas inteligentes y el gran esfuerzo en normalización y regulación que ya es referencia mundial.

El congreso de la semana que viene es un foro profesional indispensable en cuanto a generación de conocimiento sobre el tema y de él he tenido ocasión de charlar con Inés Leal, arquitecta y directora del mismo en Grupo Tecma Red.

-¿Cómo ha sido la evolución en el ámbito de las smart cities en estos cuatro años?

Desde 2015 en que se celebró la primera edición del congreso y a lo largo de las siguientes, en 2016 y 2017, marcadas por la implantación del Plan Nacional de Ciudades Inteligentes, se han producido una serie de cambios conceptuales. En este momento cobra valor la necesaria distribución de la inteligencia en el territorio nacional. La aprobación del nuevo Plan Nacional de Territorios Inteligentes en diciembre de 2017 y esta cuarta edición del congreso suponen una oportunidad para reflexionar sobre la experiencia obtenida de las ciudades inteligentes para aplicarla también al mundo rural y trabajar de forma coordinada para alcanzar los objetivos planteados. En esta línea han sido estratégicamente seleccionados los contenidos del IV Congreso Ciudades Inteligentes.

-¿Cómo se está abordando la necesidad de que esta inteligencia de las ciudades llegue a todos los territorios?

Todos los expertos coinciden en la gran oportunidad del momento actual, en que podemos aprovechar todo lo aprendido con la experiencia de las ciudades inteligentes para aplicarla al mundo rural, con una visión positiva y un trabajo conjunto y coordinado para conseguir la necesaria distribución de la inteligencia por todo el territorio.

Para ello, se plantean cuestiones como el acceso a la conectividad para conseguir que todos los municipios tengan la posibilidad de convertirse en inteligentes, la constancia de que las ciudades españolas no crecen sino que reducen su población, la importancia de aumentar la interacción entre lo rural y lo urbano y la reflexión sobre alternativas de gobierno con la redefinición de áreas territoriales y competencias basadas en objetivos de eficiencia y eficacia.

Sobre estos temas reflexionaremos el 30 de mayo en una mesa redonda dedicada al “Plan Nacional de Territorios Inteligentes: una oportunidad para el entorno rural”, donde representantes de SESIAD, Junta de Andalucía, Gobierno de Aragón, MAPAMA y FEMP, analizarán los problemas de los territorios rurales y se plantearán qué modelos de intervención pueden revertir esta situación.

-La conectividad y las infraestructuras son claves en este nuevo escenario. ¿Cuál es la valoración de la llegada de 5G?

Éste será otro de los temas estrella del congreso, donde pondremos en valor el papel clave de la conectividad en ciudades y territorios inteligentes en la mesa redonda “Retos y perspectivas de futuro gracias a la conectividad: ciudades Smart 5G y otras alternativas”, en la que contaremos con la experiencia de los Ayuntamientos de Barcelona, Sevilla y Rivas Vaciamadrid, además de expertos de Red.es y Telxius.

Las Ciudades Smart 5G tendrán un potencial inimaginable y, entre otras cuestiones, permitirán la implantación de los vehículos autónomos, la nueva generación de servicios en tiempo real y mucho más.

Y hablando de vehículos autónomos, también abordaremos las nuevas tendencias de movilidad inteligente con las experiencias de los Ayuntamientos de Sevilla y Zaragoza, entre otros.

 -¿Qué novedades incorporará el congreso este año?

Hemos introducido las denominadas “Fichas de proyecto de ciudad inteligente” presentadas por los ayuntamientos y administraciones responsables de su desarrollo, cuyo objetivo es fomentar el aspecto práctico del evento y conocer de primera mano proyectos ya culminados o en fase de proyecto con aprobación de presupuesto que se estén realizando en nuestro país.

También hemos renovado las áreas temáticas del congreso según la evolución del último año y hablaremos de gobierno, participación ciudadana e innovación social; accesibilidad y movilidad urbana; cambio climático, eficiencia energética y energías renovables; medioambiente urbano y habitabilidad; tecnologías facilitadoras: big data, inteligencia artificial, IoT, analítica y prospectiva; transformación digital y servicios públicos 4.0; seguridad y servicios a las personas; destinos turísticos inteligentes; territorios rurales inteligentes e islas inteligentes; y modelos de negocio, emprendimiento, economía y financiación.

Este año, además, se ha incrementado notablemente la presencia de ayuntamientos y actores de la administración con capacidad de decisión, lo que sin duda contribuirá a enriquecer el debate y arrojará conocimiento sobre lo que realmente está pasando con las ciudades y territorios inteligentes en España.

Por otro lado, serán protagonistas la estrategia española de ciudades y territorios inteligentes, la movilidad inteligente, la importancia de la conectividad y el blockchain. Sin duda, un programa de gran interés distribuido en una conferencia magistral de SESIAD, 21 ponencias orales basadas en las áreas temáticas y cuatro mesas redondas sobre temas claves.

-Mencionas blockchain… En las tripas de estas nuevas ciudades, cuyo cerebro está en cloud, con IoT corriendo por sus venas, la ciberseguridad, la inteligencia artificial, etc. se convierten en piezas clave para su gestión…

Tenemos una mesa redonda el día 31 de mayo, “Blockchain: una nueva forma de afrontar la gestión de las ciudades inteligentes”, en la que se analizará en qué consiste esta tecnología, cómo puede integrarse en este ámbito y cuál puede ser su aportación diferencial en la gestión de los servicios públicos. Para ello, tenemos el honor de contar, entre otros, con Rasmus Lumi, embajador de Estonia, país modelo en la construcción de una sociedad digital a través de blockchain, Ignacio García de Vinuesa, alcalde de Alcobendas, que compartirá la exitosa experiencia de su ayuntamiento en la aplicación de esta tecnología y Carlos Pastor, líder de la Comisión de Identidad de la Asociación Consorcio Red Alastria. Los resultados del debate serán, sin duda, muy interesantes.

-Vivimos un momento apasionante porque las ciudades de hoy son muy distintas a las de hace unos años pero todavía veremos un cambio exponencial en el corto/medio plazo. ¿Cuáles serán a tu juicio las líneas estratégicas de esa ciudad del futuro que ya ha empezado a materializarse?

Llevamos varias décadas hablando de smart cities pero en el pasado el foco estaba más en la tecnología y en sus posibilidades. A día de hoy cuando hablamos de ciudad inteligente la prioridad deben ser las personas, los ciudadanos, debemos centrarnos en poner en valor para quienes habitan la ciudad las transformaciones que la tecnología permite.

La ciudad necesita evolucionar y adaptarse a los retos futuros con responsabilidad y pensando siempre en las personas. Hay que hacer a los ciudadanos partícipes de los desafíos a los que se enfrenta hoy día la sociedad y de las soluciones a esos problemas, ya que son quienes más pueden beneficiarse de que todos los recursos estén a su alcance.

Sí, vivimos un momento apasionante, y no hay que tener miedo a actuar en la ciudad y en el territorio. Eso se llama evolucionar.

-¿Cuáles son los principales retos?

Todos sabemos que las ciudades son grandes consumidoras de recursos materiales y energéticos, además de potentes generadoras de emisiones contaminantes y residuos, lo que conlleva problemas sociales, de estructura urbana e impacto ambiental.

En los próximos años, y en todo el mundo, ciudades y territorios tendrán que enfrentarse a estas cuestiones y, además, superar otros importantes retos como el acceso a la vivienda, el transporte, la energía, los alimentos, el desarrollo económico y el empleo, así como a servicios básicos como la educación o la atención sanitaria.

Y en este marco, ciudadanos y poderes públicos tendrán que asumir el desafío tecnológico como herramienta para conseguir ciudades más sostenibles, resilientes, flexibles, inclusivas, adaptables a nuevas formas de vivir y trabajar, que permitan una nueva apropiación del espacio público, nuevas funcionalidades, nuevos usos o consumos colaborativos, con el fin de conseguir una alta calidad de vida para todos.

En mi opinión, la ciudad inteligente basada en el uso de las TIC, con una visión integrada y global de datos y necesidades reales, resulta clave para afrontar los grandes retos de los núcleos urbanos y es una oportunidad para responder a cuestiones ambientales relativas al cambio climático, el incremento demográfico y la incertidumbre del crecimiento económico futuro, con una gestión eficiente de los servicios urbanos y sociales.

-Otro aspecto fundamental de las ciudades inteligentes es su capacidad para generar empleo y riqueza. ¿Qué oportunidades destacas?

La Agenda Digital Española ya indicaba que el fin último del Plan de Ciudades Inteligentes era contribuir al desarrollo económico, maximizar el impacto de las políticas públicas en TIC para mejorar la productividad y la competitividad y transformar y modernizar la economía y sociedad española mediante un uso eficaz e intensivo de las TIC por la ciudadanía, empresas y administraciones.

En este marco, la denominada “economía de los datos”, consecuencia de la digitalización de actividades y procesos, se presenta claramente como una oportunidad económica que permitirá generar nuevos modelos de negocio que, a través de open data, estarán al alcance de todos. El papel de la administración pública a la hora de compartir datos a través de sus plataformas de gobierno abierto de forma transparente resulta fundamental.

Para mí el único límite en la generación de empleo y riqueza en este ámbito sería la creatividad. Las ideas de negocio se plantean infinitas.

Anuncios