Investigación/Reflexiones/Salud

La ciencia: Una persona se puede curar absorbiendo energía de otra.

La ciencia demuestra que las personas absorben energía de otras personas.

De lo que se trata, es que todo lo que interactúa con el entorno está cargado y esa carga puede traspasarse de un “personaje” a otro.

 

 Los estudios, aun no son confirmados, sin embargo, podemos concluir que una persona puede tener la posibilidad de curarse con la energía del otro.

 Parece algo de ciencia ficción o una simple historia paranormal, sin embargo, la ciencia ha demostrado que los seres humanos somos continuamente afectados por las energías del entorno.

La Energía se transmite de unos a otros. Pura física. Cuando 2 personas interaccionan, se produce un intercambio de Energía, Este intercambio es mayor cuanto más largo es el periodo en el que las personas están en contacto.

Cuando una persona tiene buena Energía, siente que todo está bien. Está contento, piensa con claridad, está optimista. Todo fluye. En este estado, uno saca lo mejor que tiene.

 

Cuando una persona tiene Energía de baja calidad, no ve las cosas claras, se siente perdido, desesperanzado, lleno de miedos, etc. En este estado, uno muestra las cosas malas que tiene. Una versión de uno mismo mejorable.

 

Resultado de imagen para La ciencia demuestra que las personas absorben energía de otras

 

Tiene una energía rara el tipo, no me da confianza”. El #adultocontemporaneo desarrolla un sentido aguda que detecta y califica .

Esto explica por qué hay personas que se sienten incómodas cuando están con ciertos grupos de personas.

A esta conclusión se llegó gracias a un estudio realizado en algas, hecho por la terapeuta y médico Olivia Lee Bader. Ella señala que lo que le sucedió a las plantas marinas también puede aplicarse a los seres humanos.

Otro estudio de la Universidad de Bielefield, en Alemania, indica que las plantas son capaces de absorber la energía de otras plantas a su alrededor

 

 

Analizado esto desde la bioenergía, los humanos también serían elementos en juego.

 

Conclusiones

 

Es muy difícil que, cuando dos personas hablan, ambas estén en el mismo nivel de Energía. De hecho es casi imposible. Siempre hay uno que tiene la energía de mejor calidad que el otro. Cuando dos personas hablan, lo habitual es que pase una de estas 2 cosas:

  1. El que está mal baja al que está bien
  2. El que está bien sube al que está mal.

 

Síntomas como cansancio, pesadez en las piernas y brazos, dolor de cabeza o de articulaciones de manera repentina… suelen avisarnos de un desgaste energético por “vampirismo energético” , o sea por otra persona que absorbe nuestra energía, si se lo permitimos.

 

 

Desde el punto de vista energético, las emociones negativas pueden surgir desde distintas fuentes: lo que sientes tú mismo; lo que sienten otros; o una combinación de ambas cosas. Aquí te mostramos cómo diferenciar y utilizar las energías estratégicamente para no llevar en tus hombros negatividad que no te pertenece.El desgaste es solamente físico, no hay síntomas emocionales asociados.

Cuando sientas que te bajaron tu energía, es decir te empiezas a sentir cansado o pesado por la situación, puedes alejarte ó tomar consciencia de que el problema lo tiene el otro. Que no es tuyo. Al identificar que la cosa no es tuya, decides no sentirla. Y, si no la sientes, no la padeces.

idad para absorber las emociones de los demás; ocupa bien esa carga implementando algunas de estas estrategias:

  • Come alimentos altos en proteínas antes de someterte a situaciones de mucho es

idad para absorber las emociones de los demás; ocupa bien esa carga implementando algunas de estas estrategias:

  • Aprende a reconocer a las personas que te pueden bajar la energía. Esta clase de personas suelen ser aquellas a las que les gustan criticar, hacerse las víctimas, controlar o son narcisistas. Cuando puedas detectar estos comportamientos podrás protegerte de ellos.
  • Come alimentos altos en proteínas antes de someterte a situaciones de mucho estrés, como salir con una multitud.
  • Asegúrate de no tener que depender de otras personas para solucionar situaciones difíciles. Lleva tu propio coche para poder volver a casa rápido, lleva los fondos suficientes por si tienes que hacer un pago, etc.
  • Establece límites de tiempo, reconoce cuánto puedes soportar y obedece ese límite para asegurarte tu bienestar mental.
  • Ten tu espacio privado en una casa compartida con otros. Pide que los demás respeten ese espacio cuando estés descansando para recuperarte.
  • Practica la meditación y la atención.

8.Busca personas y situaciones positivas. Llama a un amigo que ve lo bueno en los demás, pasa tiempo con un colega que reconoce las cosas buenas o escucha a gente que tiene esperanzas. Escucha la fe que se tienen a sí mismos y a los demás. La esperanza es contagiosa y sirve para levantar tu estado de ánimo.

  • Cultiva emociones positivas que aumenten tu paz interior. Si te rodeas de paz y amor, podrás florecer tan fuerte como las emociones se marchitan. Respetar tus necesidades mediante el amor propio aumentará tu capacidad de respeto hacia los demás.
  • Aprende a utilizar la compasión como un modo de defenderte ante emociones abrumadoras. Con la compasión no tienes que sentirte culpable de buscar un respiro ante tantas cosas que te abruman.

9.Crea y mantén un refugio para desconectarte. Deja abiertos caminos que te conduzcan a la comunión con la naturaleza y su resonancia. De vuelta a casa serás una persona que apague su mentalidad de víctima y que se enciende y recarga con energía y espiritualismo.

  • Ten una linda imagen de una cascada o un vasto bosque cerca de ti y mírala cuando estés con estrés o ansiedad.
  • Camina en un bosque o un ambiente natural para sentir la frescura del planeta.

8.Busca personas y situaciones positivas. Llama a un amigo que ve lo bueno en los demás, pasa tiempo con un colega que reconoce las cosas buenas o escucha a gente que tiene esperanzas. Escucha la fe que se tienen a sí mismos y a los demás. La esperanza es contagiosa y sirve para levantar tu estado de ánimo.

  • Cultiva emociones positivas que aumenten tu paz interior. Si te rodeas de paz y amor, podrás florecer tan fuerte como las emociones se marchitan. Respetar tus necesidades mediante el amor propio aumentará tu capacidad de respeto hacia los demás.
  • Aprende a utilizar la compasión como un modo de defenderte ante emociones abrumadoras. Con la compasión no tienes que sentirte culpable de buscar un respiro ante tantas cosas que te abruman.

9.Crea y mantén un refugio para desconectarte. Deja abiertos caminos que te conduzcan a la comunión con la naturaleza y su resonancia. De vuelta a casa serás una persona que apague su mentalidad de víctima y que se enciende y recarga con energía y espiritualismo.

  • Ten una linda imagen de una cascada o un vasto bosque cerca de ti y mírala cuando estés con estrés o ansiedad.
  • Camina en un bosque o un ambiente natural para sentir la frescura del planeta.

 

Debemos ayudarnos a recuperar nuestra energía óptima.  No es posible evitar que haya vampirismo, pero lograremos subsanar esos síntomas asociados.  Recordemos que no hay ningún síntoma psicológico, eso es otro proceso.

.Puede parecer egoísta, pero no lo es en absoluto. De hecho, todo lo contrario. Si eres capaz de no contagiarte, como tu Energía es de mejor calidad, conseguirás subir al otro.

Los seres humanos no podemos actuar como los animales salvajes o las plantas.  Estos seres vivos son capaces de regularse y de recargar su propia energía, atendiendo a sus necesidades vitales: se alimentan cuando lo necesitan, o cazan si deben buscar su sustento, descansan si han hecho un gran esfuerzo…

Nosotros, al ser animales, también tendemos a equilibrar nuestra energía.  Aunque, al haber perdido el contacto con la naturaleza, lo realizamos de manera diferente.  Y esta forma suele ser por “compensación” con otros seres humanos.  Y en esta forma es cuando surge el problema que nos ocupa.

Atendiendo a esa ley natural del equilibrio, la energía de los seres humanos se reequilibra entre sí.  Entre personas de nivel de energía similar, apenas existe intercambio.

Pero si una persona está enferma o agotada energéticamente, necesita que otra le ceda gran cantidad de energía.

conseguir aplicarlo a nuestra propia vida.  Pero con esfuerzo, se puede llegar a lograr, con los beneficios que se conseguirían para uno mismo, y también para todos los que nos rodean.

para reflexionar sobre la vida, y más sobre la manera en que la estamos viviendo.  Porque hay veces que dejamos que pase delante de nuestros ojos sin fijarnos demasiado en el camino que estamos siguiendo.
“La felicidad no llega cuando conseguimos lo que deseamos, sino cuando sabemos disfrutar de lo que tenemos”.